Easy Frontend SEO

Carmen Dominicci dijo “no hay cama para tanta gente”

Entretenimiento
Typography

Para la comunicadora puertorriqueña Carmen Dominicci esta es su época de cosechar lo que ha venido sembrando por más de dos décadas con mucho trabajo y sacrificio, pues ella no conoce otra manera de alcanzar todos los reconocimientos que ha recibido, especialmente  este año.

Para la comunicadora puertorriqueña Carmen Dominicci esta es su época de cosechar lo que ha venido sembrando por más de dos décadas con mucho trabajo y sacrificio, pues ella no conoce otra manera de alcanzar todos los reconocimientos que ha recibido, especialmente  este año.

Sin embargo, cuando ve a muchos jóvenes terminar sus estudios en Comunicaciones siente tristeza porque considera que es un campo saturado en que pocos logran realizar sus ambiciones.

 “Esta es una carrera muy sacrificada. Cuando veo a tanta gente graduándose de periodismo me apena porque si realmente los estudiantes se dieran cuenta  del compromiso, el sacrificio y las motivaciones que esto implica lo pensarían mejor. Es que no hay cama para tanta gente en este medio. Los canales, las estaciones de radio, siempre van a tener a las mismas personas porque estamos saturados, muchísimo más en Puerto Rico. Me parece que hay un superávit de periodistas”, sostuvo la reportera de Telemundo.

Asimismo le preocupa que gente preparada como los estudiantes de la Isla tengan que emigrar a buscarse un porvenir fuera del país.

“Se tienen que venir a Estados Unidos  a buscar la posibilidad de trabajar para lo que se prepararon dejando atrás a su tierra y alejándose de sus familiares”.

Aconseja a los estudiantes a diversificarse. “Que tengan algo más que ofrecer para esa compañía como política y ambientalismo. El periodismo está muy abusado”.

Mientras que a las universidades le propone “hacer un proceso depurativo” antes de graduarlos y que luego se enfrenten a la realidad de ser un reportero.

“No se trata solamente de pararse ante las cámaras en cobertura de un desastre. Son horas y días sin bañarte, sin comer, editando dentro de un auto porque los tiempos te llevan a situaciones extremas para las que no te preparan en un salón de clases. Eso determina si tienes el temple para afrontar esta profesión”.

Reveló la egresada de la Universidad del Sagrado Corazón que la realidad se esconde tras la pantalla de la televisión.

“La caja mágica es un vendedor de fantasía. Cuando nos ven frente a la cámara no saben lo que hemos tenido que correr para tener esa historia lista, correr para arreglarnos medio descompuestos y con el corazón en la boca porque hemos estado reunidos con el departamento legal. Ni se diga cuándo vas a cubrir en estos países donde estás horas manejando para llegar al lugar, de no tener señal para transmitir las historias porque estás en plena selva, no comes o si comes te hace daño. Terminas exhausto. Pero ellos como público lo ven todo perfecto... Creo que los estudiantes van a agradecer más que se les avise cuál es la realidad del periodista para que no hagan perder tiempo y dinero a los padres”. 

Este año Carmen recibió el premio George Polk como presentadora y corresponsal del especial “Muriendo por cruzar” en la categoría de Reportaje de televisión que narra el dramático incremento de muertes entre inmigrantes que tratan de cruzar la frontera de Estados Unidos desde México. Y más reciente ganó  el premio GLAAD (Gay & Lesbian Alliance Against Defamation por sus siglas en inglés) en la categoría de Mejor periodismo en Televisión por el reportaje “Orlando Cruz habla de su vida”, inspirado en la historia del boxeador puertorriqueño. Ambos trabajos fueron emitidos por Telemundo.

“¿Si estos premios pagan el esfuerzo?  Eso es relativo porque uno no trabaja para eso sino porque es lo que me apasiona, y si de paso en ese trayecto ha servido para orientar, informar, educar, y estas personas entienden te mereces un premio, pues perfecto. No me puedo otorgar el premio completamente porque en el reportaje intervienen otros colegas, es un trabajo de equipo que hace que uno quede bien. Pero nadie puede estudiar la carrera de periodismo para ganar un premio”.elnuevodia