Easy Frontend SEO

A Rubén Bichara: ¡Plantas sí, carbón no!

Opiniones de Colaboradores
Typography

Quienes nos oponemos a que las termoeléctricas de Punta Catalina

operen con el carbón estamos conscientes que esa no es una decisión

de Rubén Bichara, sino del presidente Danilo Medina y los empresarios

que se beneficiarán del carbón, sin importar el daño a la salud de la

gente. Sin importar que se hunda la isla.

Quienes nos oponemos a que las termoeléctricas de Punta Catalina

operen con el carbón estamos conscientes que esa no es una decisión

de Rubén Bichara, sino del presidente Danilo Medina y los empresarios

que se beneficiarán del carbón, sin importar el daño a la salud de la

gente. Sin importar que se hunda la isla.

Pero Bichara, que es un político noble y honrado, puede poner su granito

de arena y convencer al Presidente sobre el desastre ecológico que

producirá el uso de dos plantas a carbón, cuando el mundo está

desechando su uso. El último paso lo dio China, al cerrar la última gran

central eléctrica de carbón de Pekín y se convirtió en la primera ciudad

del país en la que todas sus centrales eléctricas están alimentadas con

energía limpia, con gas natural. El principal alegato fue que el carbón es

tan fulminante para la salud que el Estado gastaba más en las

enfermedades de los chinos que los beneficios económicos.

Pienso que Bichara fue honrado al reconocer en una publicación del

Diario Libre que “lo ideal” es el uso del gas natural; y que al propio

Gobierno le conviene porque ese combustible le permitirá que las

termoeléctricas  sean sostenibles en el tiempo.  Es decir,  dio la razón a

los defensores del medio ambiente,  que piden el uso del gas natural,

como energía limpia.

“La generación a gas es lo ideal y nosotros tenemos cinco años en la

búsqueda de un suministro de gas que permita la conversión de las

plantas que tenemos ya instaladas lo cual podría permitirnos extender la

vida útil de esas plantas, pero eso se requiere primero: un suministro de

largo plazo y a un precio sostenible y que nos permita realmente hacer

sostenible el costo de la energía”, indicó.

El vicepresidente ejecutivo de la Corporación Dominicana de Empresas

Eléctricas Estatales (CDEEE)  prometió que seguirán buscando ese

suministro y “no vamos a descansar hasta encontrarlo”. Aquí veo yo luz

al final del túnel, me da a entender que el dañino carbón mineral ha sido

discusión de las altas esfera del Gobierno. Creo, sin embargo, que el

tema no es que no se ha encontrado el proveedor o los proveedores del

gas natural, sino la fuerte presión de los empresarios allegados al

Gobierno para beneficiarse del negocio del carbón. Beneficios sin

importar el daño a la salud, agricultura, la pesca de Baní y toda la región.

Es preciso que todos los dominicanos y dominicanas apoyen la

construcción de las plantas de Punta Catalina (es una solución al viejo

problema eléctrico), pero sin el contaminante carbón. A los que defienden

su uso, le recomiendo que se compren una vivienda en Catalina o en

cualquiera de las comunidades que van a recibir los embates del carbón.

El diario el Metro explica que una investigación presentada por el Instituto

para la Economía Energética de la Universidad de Stuttgart arrojó que “la

contaminación atmosférica procedente de las centrales térmicas de

carbón de la Unión Europea fue responsable de 22,300 muertes

prematuras en 2010”. Cuando se quema carbón se producen gases

ácidos, hollín y otras partículas que penetran en los pulmones, llegan a la

sangre y provocan, paulatinamente, ataques al corazón, cáncer de

pulmón, ataques de asma y otros problemas respiratorios.