Easy Frontend SEO

Cuidado con la trampa de los Boschófagos

Opiniones de Colaboradores
Typography

De buenas a primeras en la República Dominicana frecuentan políticos y periodistas boschófagos.

De buenas a primeras en la República Dominicana frecuentan políticos y periodistas boschófagos.

En efecto. Después de fallecido Don Juan, tenemos timacles que han aprendido a "saborear" y a "engullirse" los principios éticos y morales del líder histórico del PLD. En cambio, cuando Bosch vivía siempre les provocó náuseas, y les sucedía lo mismo que a la culebra al tragarse la verdad, como nos relata el inmenso Silvio Rodriguez en su tema "Sueño con serpientes". A tal punto es así que durante su paso por esta tierra quizás no hubo en todo el mundo un ser humano más odiado ni calumniado, como calumniaron estos farsantes a Don Juan.

La boschofagia que ahora exhiben es algo así como lo más parecido a robarles el legado al PLD y a los peledeístas, despojándolos de su imagen e inspiración históricos. Ahí radica la táctica: en el despojo. El jueguito funcionaría más o menos así: convencer al pueblo de que "los peledeístas abandonaron la moral y los principios de Bosch, pero aquí estamos nosotros para rescatarlos".

Mírenlos a todos hablar ahora en programas y comparecencias por la televisión y compárenlos con lo que decían de Bosch antes de morir. Lean sus artículos de opinión y declaraciones de ahora y hagan una comparación con lo que escribían y declaraban antes: abasolutamente contrapuestos. Finalmente, verifiquen la lista de detractores en los años mosos del PLD: exactamente los mismos.

Y a mi me apena tener que repetirlo, pero estoy compelido a hacerlo, para que las nuevas generaciones lo sepan y no caigan en la trampa de esos granujas. Lo menos que ellos decían de Bosch cuando fundó y desarrollaba el PLD, lo que nos estrujaban en la cara a los peledeístas, era que "el líder de ustedes es un traidor", " Bosch es un cobarde", "Bosch vendió a Caamaño", "Fue traficante de Chinos", "Ése no quiere saber de pobres", "Le tiene miedo al poder", "Bosch no cree en Dios", y otras calumnias por el estilo.

Esos mismos boschófagos de hoy, esos que se alimentan de ideas cuando las consideran cadavéricas, que ya no le hacen nada a nadie, son las mismas voces repetidoras de la más descarnada campaña de denuetos y calumnias pensada y ejecutada contra líder político alguno en la historia latinoamericana. Bueno..., para ser justo, también Fidel Castro fue igualmente calumniado.

Es por eso que quien suscribe jamás caerá en la trampa que les tienden al pueblo y a los peledeístas aquellos que ahora quieren hacerse pasar por reivindicadores del Bosch muerto, pero que fueron feroces detractores del Bosch vivo.

Eso sí, siempre criticaré acremente a quienes en el PLD se tuercen en el trayecto y también a quienes de manera indigna doblan la cérvix ante los verdugos históricos del pueblo dominicano y los peledeístas, así sean nacionales como extranjeros; y clamaré por su definitiva ubicación en el más profundo ostracismo, como lo merecen porque, similar a estos boschófagos simuladores, son igualmente detestables. Son igualmente repugnantes.

*Es periodista.