Easy Frontend SEO

Mi aporte a mi país

Opiniones de Colaboradores
Typography

Al levantarme diariamente no puedo evitar la preocupación que me embarga tras ver y

escuchar las noticias de la noche anterior, las cuales dan cuenta de los males que 

aquejan a la población, entre otras razones por el problema que representa falta de 

agua.

Al levantarme diariamente no puedo evitar la preocupación que me embarga tras ver y

escuchar las noticias de la noche anterior, las cuales dan cuenta de los males que 

aquejan a la población, entre otras razones por el problema que representa falta de 

agua.

Veo con pesar las denuncias de cólera, malaria, dengue y otras enfermedades 

tropicales, cuyo primer motivo de aparición se vincula al tema del agua, un tema muy 

difícil de controlar, conforme a las declaraciones del ex-director de la Corporación 

 

Autónoma de Acueductos y Alcantarillados de Santo Domingo (CAASD).

En este momento de reflexión veo en los periódicos un llamado de la directora de 

Proconsumidor, la licenciada Altagracia Paulino, que pide a la población que 

sembremos un árbol; y me digo: “¡brillante iniciativa!”, porque lo cierto es que  poco 

podemos hacer si no tenemos agua ni la idea de cómo generarla, porque se trata de un 

problema que se va a agravar a corto, mediano y largo plazos.

 

Es por esa razón que hoy, a través de este medio me tomo el atrevimiento de hacer un 

llamado  al Presidente Danilo Medina; a los funcionarios, a los profesores, estudiantes 

y al pueblo en general para que nos pongamos de acuerdo  y determinemos un día de 

este mes para que cada ciudadano siembre un árbol Mi mayor aporte a mi país¨

 

Este día toda la población debe sembrar un árbol y, si se anima, mientras mayor sea su 

necesidad de agua o la necesidad de su barrio, siembra  el numero de arboles que 

pueda llenar su necesidad.

 

Me parece que he estado soñando, pero he soñado un lindo sueño.  Un pueblo unido, 

todos en una misma dirección, sin divisiones partidarias ni religiosas, sociales o de 

cualquier otra índole. He soñado con mi pueblo tirado a la calle en procura  de hacer 

su aporte para   mitigar la catástrofe más grande que pueda tener el propio pueblo: la 

falta de agua.

 

Me gustaría encontrar locos soñadores como yo, que  sientan la necesidad de no 

quedarnos de cruzados de brazos, mirando desde la acera de enfrente, como si el 

problema no fuera nuestro;  y salir a la calle, a hacer lo que podemos y tenemos que 

hacer: mi aporte a mi país.  “Yo siembro mi árbol”.

 

*Es experta en reclutamiento de recursos y gestión humana.