Easy Frontend SEO

Pobreza energética, un problema global que necesita atención

Empresas
Typography

 La pobreza energética es una realidad que preocupa al mundo entero. Alrededor de 1200 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a la electricidad.

 La pobreza energética es una realidad que preocupa al mundo entero. Alrededor de 1200 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a la electricidad.

 Frente a la falta de energía, 2800 millones de personas queman carbón, madera u otros materiales para poder cocinar o calentar sus hogares. Esa falta de servicios energéticos confiables y limpios, conducen a horas de trabajo compulsivo para acumular combustibles y a una alta mortalidad por contaminación en interiores (que mata alrededor de 4 millones de personas al año).

Esta realidad impide acceder a una mejor salud, educación y trabajos. Para los expertos, la única manera de terminar con la pobreza extrema es haciendo que el acceso a la energía sea universal.

Las Naciones Unidas y el Banco Mundial han desarrollado una iniciativa llamada Energía Sostenible para Todos y que esperan poder hacer realidad para el 2030.

 

El carbón no es la solución

La industria del carbón se ha beneficiado de la situación, de la falta de gas natural y energías renovables y vende al carbón como una solución.

Empresas de carbón e incluso la Asociación Mundial del Carbón, lo presentan como una solución a la pobreza energética y una herramienta para alcanzar la accesibilidad energética mundial.

Sin embargo, un estudio a cargo de 12 organizaciones internacionales sobre pobreza y desarrollo sostiene que no. El reporte asegura que no solo más plantas de carbón no ayudarán a acceder a energía, sino que además impondrán un sufrimiento innecesario para los pobres.

Se ha comprobado que el carbón ocasiona cambio climático, siendo el mayor contribuyente en la contaminación global de carbono, produciendo cerca del 44 % de las emisiones mundiales de carbono.

El Presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, sostiene que es necesario confrontar el cambio climático para poder ponerle fin a la pobreza, por lo que el carbón no es la solución que el planeta necesita.

 

Pobreza energética en números

Dentro de los que carecen de energía, cerca del 15 % viven en zonas urbanas, y se encuentran cerca de las redes eléctricas pero no están conectadas a ellas.

El 85 % de los hogares pobres en energía, son rurales, se encuentran lejos de cualquier red centralizada. Y están principalmente en África, India y el resto de Asia en desarrollo.

Las nuevas plantas de carbón no están dirigidas a áreas con escasos recursos de energía, sino que se construye donde hay demanda comercial o industrial a gran escala.

Los expertos aseguran que la mejor y más rápida solución para darle acceso a energía a esas áreas, es mediante energía distribuida (solar, biodigestores, baterías y demás). Si bien se trata de soluciones de microenergía que no le darán el mismo nivel de acceso a la energía que el de una red centralizada, son suficientes para que las comunidades con escasos recursos puedan avanzar unos pasos en términos de bienestar y salud.

Todavía no se ha encontrado la solución para darle acceso de energía a quienes lo necesitan, hay debates y disputas sobre lo que se necesita. Pero en vez de crear más plantas de carbón, se debe apuntar a alternativas razonables con energías renovables que no representen un peligro para la población.informe21