Easy Frontend SEO

Yadier Molina es un maestro detrás del plato

Baseball
Typography

San Diego, California - El dirigente de República Dominicana, Tony Peña, no lo pudo decir de mejor manera: no hay que ganarles a los lanzadores de Puerto Rico, hay que ganarle a Yadier Molina.

San Diego, California - El dirigente de República Dominicana, Tony Peña, no lo pudo decir de mejor manera: no hay que ganarles a los lanzadores de Puerto Rico, hay que ganarle a Yadier Molina.

No es un secreto que Molina, receptor titular y líder indiscutible de la novena puertorriqueña, es el denominador común en las cuatro victorias de la novena patria en el Clásico Mundial de Béisbol.

Puerto Rico, tras su sensacional victoria el martes en la noche contra República Dominicana, mejoró su invicto a 4-0. Solo los boricuas y Japón (6-0) se mantienen como los únicos equipos sin sufrir derrotas en este Clásico Mundial. El conjunto puertorriqueño regresa al diamante el viernes contra Estados Unidos, en duelo pautado para las 10:00 de la noche.

Tal como sucedió en el 2013, cuando Puerto Rico se quedó con el subcampeonato tras perder la final contra Dominicana, Molina se ha llevado todo el crédito por la eficiencia que demuestran los lanzadores puertorriqueños en el torneo.

El martes, guió al relevo de Puerto Rico a combinarse para pelota de tres hits y siete ponches en 6.2 entradas en el triunfo 3-1 sobre República Dominicana.

Además, impulsó dos carreras, una con un cuadrangular solitario (segundo en este Clásico) en la sexta entrada, fusiló a Nelson Cruz en segundo base en la octava, y ordenó a colocar lanzamientos para ponches que provocó a Peña cuestionar al árbitro, ganándose una expulsión.

“Yadier es un gran profesional. Es una de los mejores receptores que hay en el béisbol ahora mismo. Se vio que la maestría de Yadier Molina hizo ver pitcheos que eran bolas como strikes”, comentó Peña.

Ídolo de la afición

Todas las ejecutorias de Molina en el Clásico tienen a los puertorriqueños alabando su grandeza, y sus ejecutorias son tema de discusión en las redes sociales y en cualquier conversación.

No obstante, Molina enfatizó que el crédito tiene que ser repartido para todos los 28 jugadores que salen a darlo todo en el terreno de juego.

“Todo el crédito ellos se lo merecen (los lanzadores). Ellos son los que pitchean, ellos son los que ejecutan”, dijo Molina luego de la victoria contra Dominicana.

“Obviamente, yo estudio el juego. Yo tengo una idea de lo que voy a llamar. Pero si ese pitcher no ejecuta, le van a dar su palo. Entonces, van a hablar mal del pitcher. Pero cuando ellos hacen bien, hablan bien de mí. No, mentira. Tienen que darle el crédito a esos pitcher que hacen el trabajo por nosotros”, agregó.

Además, el capitán de Puerto Rico ha sido un ente de motivación para los nuevos rostros de la pelota boricua en las Grandes Ligas como Francisco Lindor, Carlos Correa y Javier Báez, quienes crecieron viéndolo ganar dos Series Mundiales y ocho Guantes de Oro en la Liga Nacional con los Cardenales de San Luis.

“Estoy viejo (ríe). Digo, es una bendición. Tenemos a estos muchachos que son talentosos. Poder ser parte de este equipo tan joven y con el talento que tienen, definitivamente es una bendición”, resaltó el doradeño de 34 años.

Demasiado emocionado

Molina esperó con ansias la fecha de esta edición del Clásico, hecho que recordó el dirigente Edwin Rodríguez acerca del compromiso del receptor con salir a jugar con las franelas de Puerto Rico.

“Él (Molina) pensó que el Clásico era en el 2016. En el 2015, me enviaba textos de posibles alineaciones y todo”, recordó Rodríguez.

“Así que le tuve que decir: ‘Yadi, quedan dos años’. Están enfocado en esto. Es el corazón del equipo de Puerto Rico junto con Carlos Beltrán”, sentenció el timonel boricua.elnuevodia.PR